El Fuego que hay en Tí

Por Cristian Godoy C.



Jóvenes de esta hermosa provincia, los días recientes a todos nos fueron difíciles, pero hoy nos queda una potente sensación de esperanza, de un repentino cambio o despertar que nos hizo ver que no había que conformarse al Estatus Quo, de entender que los días venideros pueden ser mejores. Pero algo debe suceder dentro nuestro, todavía se odia a aquellos que están en el poder al no cumplir con las demandas de un Chile más justo. ¿Será el odio el camino? ¿Serán los políticos, empresarios o influyentes los reales detonantes de un cambio profundo?


Seguimos pensando, al igual que mucha gente – particularmente en periodo de elecciones – que la respuesta a la pobreza y a los “dolores” de nuestra vida, está en aquellos que ostentan un cargo de poder, ya sea un alcalde, concejal, diputado, senador o presidente. Si bien quienes ostentan estos cargos en el “juego” de la democracia, tienen el rol de “representarnos” y organizar o administrar el bienestar de TODOS, generalmente se corrompen (me refiero a que por lo general no cumplen la función para la que fueron elegidos o designados), y terminan sirviéndose de la gente, en vez de servirla. ¿Por qué? Por la sencilla razón de que creemos que dependemos de ellos para hacer un cambio, y caemos en el ciclo de la “eterna promesa”.

Nuestra Provincia necesita profundos cambios, pero no tanto enfocados a las conocidas demandas nacionales, sino cambios profundos en nuestra forma de VER, para poder cambiar nuestra forma de vida. ¿Nunca soñaste con una Provincia o con tu Comuna diferente? Por ejemplo, ¿Has soñado con que el Mapocho sea un lugar de recreo y encuentro familiar? ¿Cómo imaginas tu entorno dentro de 10 años? Realmente no creo que tengamos que seguir siendo las “Comunas Dormitorio”, ni que nuestra gente se conforme a simples empleos, ni que sus hijos tengan que irse para poder surgir.



Ahora, ¿los cambios se hacen solamente protestando? Si bien debemos exigir a quienes están asignados en cargos de alta responsabilidad, que cumplan su parte, debemos dejar de creer que nosotros no tenemos potencia para hacer cambios, y dejar de sentirnos “víctimas”. Por ejemplo, una de las grandes demandas es la educación pública. Si el sistema no cumple su parte, ¿qué vas a hacer tú? Sé que hay entre ustedes, jóvenes profesores(as) o parvularias. Si hay poca cultura en las calles ¿Qué vas a hacer tú? Sé que entre ustedes hay músicos, pintores, poetas, audiovisuales, actores, bailarines, etc. Si no hay justicia para el pobre ¿qué vas a hacer tú? Tal vez por algo estés estudiando Derecho.

Lo que quiero decirte amigo o amiga, es que veas que dentro de ti hay un Fuego que tiene que despertar, Dios mismo lo puso allí. No sigas esperando justicia o verdad desde los que tienen “poder”. Se tú el cambio en tu entorno, toma el dolor o la desesperanza de alguien más, que es lo que nunca podrá hacer un partido político, una ideología, o un “barbón con boina”. Reflexionar o filosofar está bien, pero llorar con los que lloran no es fácil, ¡te parte el alma!, pero al tiempo te das cuenta de que no hay mayor riqueza que amar al prójimo. No pierdas nunca la locura de soñar con una siempre nueva Provincia de Talagante, porque el cambio ya comenzó.


#FuegoEnTi #NextGen #Cambio #Juventud #Protesta

3 vistas

Síguenos en nuestras redes sociales:

  • Facebook Revista Conexión
  • Instagram Revista Conexión
  • Youtube Clear Medios

© 2020 Todos  los Derechos Reservados

Clear Medios Limitada

Corporativo