MAURICIO AROS BAHAMONDE de Punta Arenas al mundial de Francia 98’ y campeón de Copa UEFA

Mauricio Fernando Aros Bahamonde, nacido en Punta Arenas, ha sido hasta el momento uno de los futbolistas regionales más importante en la historia, en 1995 el defensa arribó al equipo de Deportes Concepción donde en tres años realizó grandes campañas logrando llegar a Universidad de Chile y ser el primer magallánico en defender al “cuadro azul”, posteriormente, el potente lateral izquierdo armó sus maletas y pudo jugar en el Feyenoord donde en 2002 sale campeón de la Copa Uefa.

También, sumó destacados pasos por la selección chilena, donde tuvo la oportunidad de participar del memorable mundial de Francia 98’ bajo las instrucciones de Nelson Acosta, y compartir con destacados futbolistas nacionales, entre ellos, la dupla “Sa-Za” de Marcelo Salas e Iván Zamorano, Marcelo “toby” Vega, Luis Musrri, entre otros.

En esta amena conversación Mauricio nos comenta de sus inicios en el fútbol, como desarrolló su carrera, la visión que tiene en la carrera de su hijo y en que se encuentra en la actualidad.

Mauricio, ¿Quién te incentivo a jugar futbol?

“El incentivo más grande partió por lo familiar, vengo de una familia muy futbolera, mis abuelos, mi tío, mi padre quien fue un destacado deportista regional que defendió varios clubes, entonces, desde pequeño siempre me instaron el tema del futbol, me gusto, era un apasionado en mis inicios, partí jugando en distintas canchas de Punta Arenas, como en la 18 de septiembre, plaza Esmeralda, Río de la Manos, y otros, esos lugares vieron mis primeros pasos en el deporte, siempre acompañado de mi padre y madre que me acompañan en cada torneo que jugaba”.

¿Cómo calificas tú paso por el fútbol nacional?

“Jamás imagine que lograría jugar al nivel que lo hice, siempre quise ser futbolista, y a medida que fue pasando el tiempo se dio la posibilidad de llegar al fútbol profesional, y desde aquel momento me puse la meta de llegar a un equipo grande y estando ahí llegar a la selección (…) creo que fue una época muy destacada, fueron 20 años de carrera con cosas buenas y malas, pero naturalmente el saldo siempre es positivo en todo momento por lo que significo, por defender la selección chilena, que fue el orgullo más grande de mi carrera”.

Sin duda en la «U” tuviste un paso consagratorio, que te permitió ser seleccionado nacional y participar de un mundial, ¿cómo fue ese momento en lo personal y familiar?

Después de las grandes temporadas realizadas en Deportes Concepción, mi paso a la U fue muy importante, fueron cuatro años maravillosos donde obtuvimos varios títulos y me permitió estar en la selección nacional, hacerme un nombre más conocido tanto a nivel nacional como internacional y hasta la actualidad. Siempre se me relaciono con la U, fue un orgullo muy grande vestir esa camiseta, es un equipo de los más grandes y con la hinchada más importante del país no me cabe duda (…) en lo personal y familiar fue un desarrollo muy grande, radicarme en la capital, manejar lo que significa jugar en un equipo grande, la presión, el entorno, fueron años maravillosos y los guardo con un tremendo recuerdo y cariño, hacía una de las instituciones más importante que me toco defender.

¿Cómo consideras tú paso por Europa, incluso jugando en un club tan importante como Feyenoord?

“Fue un paso breve, un año en Holanda y otro en Israel, dependiente del título que me logro obtener de la Copa UEFA, lamentablemente, fui muy mal asesorado en ese momento no tuve acompañado de la manera que yo necesitaba, creo que si hubiese sido mejor acompañado, hubiera tomado mejores decisiones, era muy joven pero queda en el recuerdo (…) lo que significó salir desde Punta Arenas, y haber llegado a disputar una final europea (…) era impensado, así que estoy agradecido de la vida, del futbol, es un recuerdo que lo voy a llevar por siempre, siempre está ahí, cada vez que hay una final de Copa UEFA, se acuerdan de uno, así que imagínate eso a uno lo llena de felicidad”.

Mauricio, ¿En qué estás en la actualidad y que viene para tu futuro?

“Actualmente estoy trabajando en una empresa que se llama “La Cruz Inmobiliaria” que se encuentra ubicada en el norte del país, además, haciendo clases en municipalidades con la realización de escuelas de futbol para adultos (…) y en eso estoy viviendo tranquilo el día a día, con toda la situación que se ha vivido a nivel mundial, las proyecciones que uno pueda tener es difícil, afortunadamente, estoy bastante bien, siempre ligado a la actividad, es muy difícil que uno pueda desligarse del futbol. Aparte participando de un grupo que se llama “Villa Futbol Club” donde generamos clases para adultos, y nos reunimos una vez por semana con un grupo de personas que nos llevamos muy bien, para analizar y realizar giras nacionales e internacionales”.

¿Si pudieras elegir algunos compañeros de profesión o técnico que marcaron tú carrera, quienes serían?

“Compartí con muchos compañeros, miles, montones, pero el futbol y la vida, me dieron la posibilidad de conocer a dos grandes personas y que gran parte de mi carrera se las debo a ellos, que son; Luis “Pelu” Guajardo y Ramón Abello (…) fueron el sostén cuando comencé mi carrera, me contuvieron en todo momento, siempre estuvieron conmigo eran mayores que yo, llevaban un tiempo en Deportes Concepción, sin su ayuda hubiera sido imposible lograr la carrera que logré. Aparte de ellos, siempre destacó a Pedro “Heidi” González, viví los mejores momentos de mi carrera como compañero, amigo con él, le guardo un recuerdo impresionante, aparte del cariño y respeto que le tengo como persona y como futbolista ni hablar”.

¿Actualmente tú hijo juega en Deportes Santa Cruz, cómo lo animas a seguir tus pasos y cómo ves su carrera en la actualidad y futuro?

“Uno se siente naturalmente orgulloso de lo que él está logrando, lleva su séptima temporada a nivel profesional, ya está totalmente consolidado (…) consejo es muy poco lo que uno ya da, conversamos de futbol, damos nuestros puntos de vista, me pasa igual con mis otros hijos, Felipe y Maximiliano, me preguntan las vivencias que yo tuve y respondo sus inquietudes, ellos ya son personas adultas y se sabe que toman sus decisiones tanto dentro como fuera de la canchas, en lo profesional y familiar, pero estoy muy orgulloso de los hijos que tengo”.

¿Qué falta en Magallanes para avanzar hacía el fútbol profesional?

“Es el sueño de todos (…) espero que la vida me dé la posibilidad de poder ver un equipo de mi ciudad debutando a nivel profesional, es un sueño de muchos hay mucha gente que está con esas ganas e idea, créeme que sería un gusto ver a Punta Arenas a nivel profesional en el fútbol (…) pero falta compromiso, tirar todos para el mismo lugar, seria genial que se pudieran poner de acuerdo, es totalmente factible que se juegue fútbol de primera en nuestra zona, he tenido la oportunidad de recorrer Chile y tenemos todas las condiciones dadas para eso, pero no hay que quedarse con la idea, debemos trabajarlo, tener la intención y yo estoy dispuesto a trabajar para ver a la región en el fútbol profesional”.

¿Qué mensaje le entregarías a las y los jugadores de Magallanes que deseen iniciar su carrera futbolística fuera de nuestra zona?

“Que la ilusión que tienen ahora, lo hagan realidad, si nosotros fuimos capaces de poder hacerlo hace 20 años con condiciones inferiores a las que tienen hoy en día, perfectamente ellos lo pueden hacer, pero también es entendible que en la actualidad los intereses de los chicos es distintas a la que teníamos nosotros, pero se puede, esperemos ver más jugadores magallánicos en el futbol profesional, uno se siente muy bien cuando en cualquier espectáculo, deporte o cultura, se logra ver la bandera magallánica, entonces imagínate ver magallánicos triunfando no solo en el fútbol sino en actividades varias, nos llena de orgullo (…) incentivarlos a que sigan adelante, que se motiven, perfectamente se puede, eso ya está demostrado, así que espero ver a muchos chicos de la región representándonos a nivel nacional e internacional”.