Javiera Morales, diputada “Ser parlamentaria por Magallanes implica trabajar en dos frentes, uno transversal y otro por la región”

Tras su llegada al parlamento, conversamos con la diputada por la región de Magallanes, Javiera Morales. Sus inicios, sus aspiraciones y la mirada de la parlamentaria para este nuevo proceso: desde la convención constitucional hasta los desafíos en la cámara baja. Una amena conversación donde conectamos con las autoridades que representan a Magallanes, en Revista Conexión.

Desde ya muchas felicidades por la llegada al parlamento… me imagino que será un gran desafío, sobre todo en este clima de cambios políticos y constitucionales que vive el país… como has vivido este proceso?

Creo que muy consciente del momento histórico que vive nuestro país y la región, por lo que lo he vivido con mesura, seriedad y mucho sentido de la responsabilidad. Tratando de contribuir desde los distintos espacios para empujar estos procesos de cambio que son determinantes para la vida de tantos y tantas.

¿Todo camino tiene un inicio no? ¿Desde donde proviene el interés por la política? cuales fueron las principales razones por las que se inicia esta carrera?

Siempre he sentido una enorme vocación pública, que he vertido sobre todo en mis trabajos empujando la gratuidad universitaria y hoy desde la universidad estatal de la Región. Desde adolescente siempre he estado muy interesada en la política, como espacio de reivindicación de lo justo, lo equitativo, lo paritario, por eso también me especialicé en Filosofía Política después de titularme como abogada. Hoy siento que no solo se trata de un interés personal, sino que he conectado con la historia de mis antepasados en Puerto Natales. Mi bisabuelo, Raúl Alvarado, fue el último gobernador en los tiempos de la UP, una figura del Partido Socialista en la región. Por efecto del sufrimiento de la dictadura, las generaciones que vinieron evitaron la política, era muy peligrosa. Hoy mi participación política tiene también ese sentido reivindicatorio y sanador.    

En ese contexto, cual o cuales son las razones por las que decides encabezar una carrera al parlamento… tengo entendido de que también hubo un interés por la constituyente pero que finalmente no llegó, por el famoso sistema electoral..

Probablemente hoy es una muy mala idea iniciar una carrera política, son momentos en que existe mucha desconfianza. Sin embargo, aunque intenten que creamos lo contrario, no da lo mismo lo que diga la Constitución, ni tampoco quien gobierne. En la constituyente y el futuro parlamente se definirán asuntos tan relevantes como por ejemplo la tan anhelada reforma de pensiones, que mejorará la vida de muchas personas, que hoy reciben pensiones vergonzosas. Esas son las razones que me motivaron a ser parte de esta carrera. En momentos tan importantes como los actuales, en los que nos jugamos el proceso constituyente, las reformas sociales, la descentralización, la plurinacionalidad, la agenda feminista del aborto o el matrimonio igualitario, son muchas las razones para seguir adelante.  

Hablemos de los puntos importantes que pretendes encabezar. La región de Magallanes siempre propone temas importantes a nivel nacional: conectividad, energía, transporte, etc. ¿Cuales son los ejes que pretendes trabajar?

Ser parlamentaria por Magallanes implica trabajar en dos frentes. Por un lado, avanzar en las demandas que son más bien transversales con el resto del país como la reforma tributaria, las pensiones, el establecimiento de un sistema único de salud, el reconocimiento de las labores no remuneradas que ejercemos las mujeres, la seguridad y la reactivación económica post pandemia. Pero, a la vez, la Región tiene desafíos particulares que hay que empujar simultáneamente. Magallanes tiene la oportunidad de desarrollarse en el frente energético, con el hidrógeno verde, y de transformarse en un foco de la conservación ambiental y científica. Tenemos que preparar nuestra Región para que estas oportunidades generen un mejor vivir para todos y todas, porque en Magallanes es más costoso vivir y, además, por la lejanía muchos no acceden a una buena salud pública y para qué hablar del problema de la vivienda. En esto, el tema de la descentralización a través de la Ley de Rentas regionales, el robustecimiento de nuestra institucionalidad ambiental para enfrentar la crisis climática y la revisión de los regímenes tributarios especiales, junto con el fortalecimiento de la seguridad social, son esenciales. 

En materias de género y disidencias, el sistema de nuestro país está al debe y por cierto, debe garantizar seguridad y protección. Con que mirada vez el futuro del país en esas materias? Cual será el mayor desafío?

Hoy las mujeres y disidencias sufren más violencia, trabajan por menos retribución, son discriminadas y, además, están a cargo de un porcentaje enorme de familias homoparentales. El desafío es avanzar entonces en políticas públicas que se hagan cargo de esta realidad con medidas de prevención de violencia como las que lidera el Ministerio de la Mujer, impulsar el empleo femenino tan afectado por la pandemia y empujar la igualdad salarial. Generar políticas públicas que colaboren con aquellas mujeres que llevan hogares, como por ejemplo con la implementación de la pensión de alimentos garantizada que asegure el pago de pensiones a madres con pago pendiente.

¿qué rol ha jugado tu familia en esta decisión y nuevo desafío de llegar al parlamento y tener que representar a tu región en diversos ámbitos?

Soy mamá de dos niños pequeños, por lo que solo a través de la corresponsabilidad esto ha sido posible. Con Andrés, y con el resto de la familia en la banca, formamos un tremendo equipo. Todas estas decisiones las hemos tomado como familia, y han sido ellos quienes me han impulsado para seguir. Al ser mujer socialmente se me cuestiona mucho haber dado este paso, constantemente se me compara con otras mujeres que han optado dedicarse exclusivamente al cuidado. Gracias al apoyo y al movimiento feminista esos comentarios más que desalentarme me dan más fuerza. Ahí te das cuenta cuánto nos falta avanzar y lo necesario de que existan más mujeres en espacios de toma de decisiones. 

Finalmente, cuál es el mensaje que le dejas a nuestros lectores… muchos estan esperando las respuestas a un sistema político que ha sufrido grandes cambios desde el estallido social… ¿Cuál es el llamado?

Mi mensaje es esperanzador, porque a pesar que aún no vemos los resultados del proceso constituyente, se está avanzando y la ciudadanía ha corrido el cerco de lo posible. Muchas personas que se movilizaron por décadas, hoy ven con satisfacción cómo estamos dejando atrás la Constitución de la Dictadura, lo que permitirá tener un sistema político distinto y más receptivo a las demandas ciudadanas.